Logo MAS Business
15 años
Managing A Sustainable Business

Más rigor con los ODS

18/12/2018
Manuel Tejedor - Director de Estudios e Innovación en MAS Business

De un tiempo a esta parte, después de haber transcurrido tres años ya, se puede observar, sin poner en duda que se está obrando con el buen propósito de difundir y ganar adeptos a la causa global de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que, salvo excepciones, parece que no se está abordando el tema con suficiente rigor ni alentando para que se haga.

En primer lugar porque parece olvidarse que es un tema que ha tenido su origen en Naciones Unidas y su responsabilidad está asumida, como puede leerse en el desarrollo de la declaración en el documento oficial de presentación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, por los Jefes de Estado y de Gobierno y Altos Representantes.
Y más concretamente, en el párrafo 41, se señala que cada país es el principal responsable de su propio desarrollo económico y social, y se reconoce que desempeñan los diversos integrantes del sector privado, desde las microempresas y las cooperativas hasta las multinacionales, y la función de las organizaciones de la sociedad civil y las organizaciones filantrópicas en la implementación de la nueva Agenda, pero no se les traslada la responsabilidad.
Igualmente haciendo una lectura detenida de las 169 metas se observa que la gran mayoría de ellas deberían implementarse bajo el paraguas de planes nacionales (según reza en el párrafo 21) a los que sumarse los esfuerzos de las organizaciones para lograr impactos relevantes.

En segundo lugar hay que tener en cuenta que los 17 ODS están desplegados en metas y hay que descender a este nivel para realizar una correcta atribución de las iniciativas al ODS correspondiente. El despliegue de los 17 logos y títulos sintéticos está muy bien para las labores de difusión y marketing pero no deben constituir la guía de atribución, convirtiéndose en un tamiz grueso por el que pasa todo. Por ejemplo, aunque es loable contribuir económicamente al mantenimiento de un comedor social, la verdadera atribución a la meta 2.1 es el número de personas a las que se les ayudaría a salir de la situación de tener que acudir al comedor social.

En tercer lugar se debe tener en mente que los objetivos se han establecido con el horizonte 2030 y la medición y evaluación del grado de cumplimiento se va a realizar ese año. Por tanto, actuando con rigor, cualquier plan que se quiera plantear en el ámbito de los ODS necesariamente tiene que incluir un objetivo a 2030 y que realmente sume a la meta, aunque luego, para la operatividad, se marquen objetivos a fechas intermedias. Lo importante son los resultados consolidados a 2030. No valdrán, a efectos de los ODS, resultados parciales, por ejemplo la creación de puestos de trabajo en 2020 si la organización desaparece o reduce plantilla en 2030 (con respecto al año cero)

En cuarto lugar está la dificultad de la medición. Resulta relativamente fácil medir la contribución en una iniciativa, por ejemplo la inversión dineraria en la impartición de una actividad educativa, y los logros o resultados inmediatos, el número de alumnos que han participado. Otra cosa es medir a cuantos de estos alumnos se les ha proporcionado una oportunidad de incorporación al mercado laboral, como indica la meta 4.4, porque exige el establecimiento de grupos de control, años posteriores de seguimiento, etc.

Analizando la situación general, se observa que se están atribuyendo contribuciones a los ODS sin especificar la meta (o incluso no existe), solamente por la inversión o los logros inmediatos sin tener en cuenta el horizonte temporal de 2030 o sin estar enmarcadas en un plan nacional que sume y multiplique los esfuerzos individuales. Ésta es la verdadera fecha del examen y se esperan resultados consolidados porque, aunque señalaba que como acciones sociales hay muchas que son aplaudibles, los ODS no persiguen, utilizando el dicho, que se entreguen “peces” sino “cañas” y se enseñen a usarlas.

Si no aplicamos el rigor, es de temer que llegaremos al año 2030, después de haber sido bombardeados por infinidad de iniciativas que se anuncian que contribuyen a los ODS, y la evaluación nos dirá que no habremos alcanzado lo que se pretendía. Ante un plan de esta envergadura a escala mundial, hay que estructurar la implementación mediante alianzas, bajo el paraguas de planes nacionales que sumen esfuerzos y siendo rigurosos con los objetivos perseguidos, para lograr ser eficaces y conseguir impactos relevantes en línea con lo marcado por los ODS. noticia
Comparte
AbengoaAbertisAccionaAccountAbilityAsociación Cluster de Industrias de Medio Ambiente de EuskadiAyuda en AcciónBankinterBarclaysBBVACaja MadridCámara de MadridCAPSA FOODCecosudChemoCol·legi de Censors Jurats de Comptes de CatalunyaCorporate CitizenshipCUIMP BarcelonaDeoleoDiputación Foral de BizkaiaDKVEcoembesEndesaEntidad Colaboradora de la AdministraciónEOIESADEESCI-UPF International BusinessFerrovialForo de Reputación CorporativaFundación CEUFundación OrangeGestampGrupo SOSGrupo TragsaHeineken EspañaIberdrolaIkea IbericaInditexIngeniería Sin FronterasKutxaLagun AroMangoMapfreMeliá Hotels InternationalMetro Ligero OesteNaturgyObservatorio de Responsabilidad Social de ExtremaduraOHLPricewaterhouseCoopersReale SegurosRed ElectricaRepsolSantanderSCS Global ServicesSuezSupermercados ConsumTecnaliaTeknia TelefonicaToyotaUnidad EditorialUniversidad de Santiago de CompostelaUniversidad EuropeaUniversidad Peruana de Ciencias AplicadasVocento
CLIENTES
A La ParAsociación Española de FundacionesECODESEntreculturasFundação EDP Fundació Plataforma EducativaFundación Compromiso y TransparenciaFundación HazloposibleFundación IBAMFundación InuitFundación La CaixaFundación MAS FamiliaFundación Mundo SanoFundación ONCEFundación para la DiversidadFundación ParticipaFundación Santa María la RealFundación Secretariado GitanoFundación TomilloFundación UniversiaFundación UshasSEO/BirdlLife
Manz Soluciones On/Off